La comunidad científica pone en duda este gadget, que se conecta al móvil por Bluetooth merced a un pequeño sensor que la mujer va a deber llevar como cinturón

A lo largo de su vida, una mujer emplea de media 6000 tampones y 8000 compresas. O bien lo que es exactamente lo mismo 6 kilogramos de productos externos que incorpora a su cuerpo y que este puede rehusar en cualquier instante. Estos datos de la Agencia Catalana de Restos recuerdan del caso de la supermodelo Lauren Wasser: a sus 29 años los médicos no tuviesen más antídoto que cercenarle una pierna a consecuencia del conocido Síndrome de Shock Tóxico, producido por el empleo un tampón polucionado.El tampón inteligente calcula la capacidad de absorción del algodón y informa a la portadora de en qué momento ha llegado el instante de cambiarloDesde entonces, su empleo ha estado bajo el foco por sus posible perjuicios para la salud femenina. De ahí, asimismo, que para la mujer suponga un quebradero de cabeza toda vez que tiene la regla. No obstante, un conjunto de estudiosos de la Universidad de California (USA), han desarrollado un tampón inteligente que podría asistir en este sentido. Si bien la realidad es no está exento de dudas.

¿De qué forma marcha?

Este gadget, creado por Amanda Brief y comercializado por la compañía my.Flow, calcula la capacidad de absorción del algodón higiénico y informa a la portadora de en qué momento ha llegado el instante de mudarlo. Para todo ello se vale de la conectividad Bluetooth. Mas, ¿de qué forma marcha? Por medio de un pequeño sensor que se engancha al hilo del tampón y que intercambia información con la aplicación, a fin de que la mujer pueda preguntar en cualquier instante qué porcentaje del algodón está ya empapado y calcular el tiempo hasta la próxima visita al baño.El producto en apariencia es precisamente igual que los usuales mas con un cordón más largo (30 centímetros) que deja conectarse a la aplicación por Bluetooth merced a un pequeño sensor que la mujer va a deber llevar como cinturón. Mas my.Flow va considerablemente más allí, puesto que deja supervisar en qué momento comienza y termina cada regla o bien qué días el flujo es más rebosante. Aun puede crear un histórico de reglas y, conforme la compañía, puede prevenir el shock tóxico. Exactamente el mismo que padeció Wasser.

“Es un aparato potencialmente pirateable”

Dicho todo esto, la polémica no ha tardado en saltar. Tal como recoge The Sun, la ginecóloga Jennifer Guntes ha puesto el grito en el cielo: «Esto requerirá estudios, puesto que representa un cambio de diseño significativo, Con lo que tenga cuidado de dar dinero a este comienzo si no tienen estudios para presentar a la FDA”, advirtió en Twitter. Por otra parte, asimismo mostró su preocupación por que el tampón bluetooth pueda ser hackeado por piratas informáticos: “Además, los acontecimientos de tampones más críticos (CTE) son inopinados y te dejan poco tiempo para cambiar”.“La mayoría de las usuarias de tampones conocen sus ciclos y son bastante buenas para mudarse sin precisar un aparato Bluetooth potencialmente pirateable”, concluyó. Con respecto a ello, Amanda Brief, autora del tampón bluetooth, recalcó que el producto le da a las mujeres “convivencia” y “frena la ansiedad del período”: “Prácticamente todos y cada uno de los que tienen un periodo han experimentado por lo menos ciertos de sus efectos negativos. Nuestro objetivo es traer tranquilidad”.

Fuente: larazon.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *