El Gobierno maneja ya múltiples opciones para resguardar en un largo plazo el sistema de pensiones, cuya futuro se ha puesto en duda con su plan de ligarlas indefinidamente al IPC y saltarse el factor de sostenibilidad. La vicepresidenta tercera y ministra de Temas Económicos, Nadia Calviño, confirmó esta semana que la solución pasa por hacer realidad un sistema de previsión complementario que, si bien no ha sido aún definido, apunta en múltiples direcciones. El sistema de cuentas nocionales, el modelo británico conocido como «automatic enrolment», cotizaciones mixtas… Mas la que más bazas tiene de hacerse es lo que es conocido como «mochila austriaca», un sistema de ahorro individual en el que las compañías aportan fondos durante la vida laboral del trabajador y que puede ser salvado en el caso de despido o bien cuando llegue la jubilación.Pero tanto la patronal como los sindicatos ya han mostrado claras renuencias a su implantación en España. Los más beligerantes han sido las centrales sindicales, que ven en este sistema una forma veloz y simple de promover el despido y recortar el sistema público de pensiones. «Tendría deplorables consecuencias sobre el comportamiento de empresas y trabajadores», defienden los sindicatos. Menos concluyentes se ha mostrado la Confederación De España de Organizaciones Empresariales (CEOE), si bien tiene dudas sobre los tiempos de implantación, puesto que se deberían mudar absolutamente los sistemas de colecta y las tablas de retenciones, por servirnos de un ejemplo, algo «que no se puede hacer en un corto plazo y que tiene un recorrido a años vista». Asimismo estima que ya existen mecanismos de protección para los trabajadores, como la prestación por desempleo, las indemnizaciones y el Fogasa.Tensiones con PodemosLa «mochila austriaca» es una vieja aspiración de Nadia Calviño, que provocó mucha tensión con sus actuales asociados de Gobierno a lo largo de la precedente legislatura. Mas ahora esta idea ha tomado impulso con la llegada de José Luis Escrivá al Ministerio de Seguridad Social. Por este motivo, la ministra de Economía desea huir de «falsas polémicas» por el hecho de que, conforme defendió en TVE, «el objetivo del Gobierno es fortalecer todo lo que resulta posible el sistema de pensiones».Pero, verdaderamente, qué es «mochila austriaca». Es una cuenta individual de capitalización en la que se amontonan fondos derivados de las rentas del trabajador, de la que este puede contar con en el caso de despido improcedente, movilidad geográfica o bien jubilación. Este sistema marcha como una hucha a la que el empresario deriva una cantidad del sueldo salvaje del trabajador -en el caso austriaco es el 1,53%-. El capital se amontona a lo largo de toda la vida laboral del trabajador y es gestionado por firmas privadas, que lo rentabilizan en los mercados bursátiles y de renta. Mas en previsión de posibles pérdidas en estas inversiones, el Estado garantiza el 100% de estos ahorros. Este modelo se implantó en 2003 en Austria para flexibilizar el mercado de trabajo, reducir el costo el despido a costo cero para la compañía y llenar la prestación pública de jubilación. Es exactamente la posibilidad de que se pueda implantar el despido libre lo que ha forzado el rechazo frontal de los sindicatos.

Fuente: larazon.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *