A principios de esta semana, la presidente de la Comunidad de la capital de España, Isabel Díaz Ayuso, anunció la rebaja de medio punto «en todos y cada uno de los tramos» del Impuesto de la Renta para las Personas Físicas (IRPF). Ayuso arguyó que esta medida, que todavía no tiene data específica de entrada en vigor, se fundamenta en el intento de lograr una «fiscalidad justa» en lugar de «asfixiar hasta inmovilizar la iniciativa ciudadana». En la actualidad, la capital de España ya es la autonomía donde menos se grava a las rentas altas, puesto que el tramo más elevado está establecido desde los 53.400 euros de ahora en adelante y cuenta con un tipo aplicable del 21%, que bajará en medio punto más cuando se apruebe esta medida. Desde el sindicato de los técnicos de Hacienda (Gestha) comentan que la capital de España, con 5, es al lado de las 2 Castillas y Murcia la comunidad que menos tramos tiene. Por este motivo, desde Gestha piensan que la capital de España dispone de un extenso margen para subir los modelos marginales máximos de IRPF en lugar de bajarlos. Por el contrario, Asturias, Cantabria, Cataluña y Valencia ostentan el primer puesto de las que tienen unas tasas más altas, puesto que aplican un tipo marginal máximo del 25,50%. De esta forma, con la rebaja anunciada en la capital de España se acrecentaría todavía más la brecha entre esta zona y el resto.

Para calcular de qué manera afectará esta rebaja de los impuestos a los diferentes tramos y qué ahorro va a suponer en la nómina para los madrileños, es conveniente tomar en consideración que en torno a la mitad de lo que se abona en IRPF parará a las arcas de la Comunidad Autónoma en la que tiene la vivienda el contibuyente. Dada esta cesión del Estado, las zonas tienen potestad para marcar aumentos o bien dismunuciones en las cuantías que corresponden a los mínimos de los impositores y a los mínimos por descendientes, ascendentes y discapacidad establecidos en la Ley del IRPF con el límite del 10% en todas y cada una de las cuantías. «La ley determina que la única restricción en lo que se refiere a la estructura de la tarifa es que esta ha de ser progresiva mas no es preciso que tenga exactamente los mismos tramos que la tarifa estatal», aclara Victoria Gutiérrez Duarte, maestra del departamento de Economía y Empresa en la Universidad Europea.

«En el empleo de sus competencias, las CC.AA. establecen sus tarifas autonómicas determinando de esta manera la cuantía del IRPF que van a ingresar. Por consiguiente, la rebaja de medio punto en todos y cada tramo afectaría solo a esta tarifa autonómica y, por lo tanto, más o menos a la mitad de lo que pagamos anualmente», detalla Gutiérrez Duarte.

La maestra de la Universidad Europea de la capital de España interpreta que el anuncio de Ayuso se refiere a la tarifa aplicable a la base general y que,en consecuencia, afectará a todas y cada una de las rentas incluidas en esta. «Debemos tomar en consideración que se van a ver favorecidas de esta rebaja no solamente las rentas derivadas del trabajo dependiente, como las nóminas, sino más bien asimismo las rentas de los autónomos, las del capital inmobiliario, como los alquileres, y las ganancias patrimoniales no provenientes de transmisiones».

De este modo, para calcular cuál sería el ahorro para un impositor, por poner un ejemplo, con una renta de 30.000 euros -sin aplicar los mínimos personales y familiares- conseguiríamos que a los primeros 17.707,20 euros les corresponderá ahora una cuota de 1.620,77 euros y al resto de la base, uno 1.573,48 euros. «La cuota va a ser de tres.194,25 euros, lo que va a suponer un ahorro de cuota para este impositor de 150 euros en la declaración de la Renta», apunta Gutiérrez Duarte.

Aguardar a la declaración
Por su lado, Iván Saéz Fuertes, especialista fiscal y asociado de EY y especialista fiscal, apostilla que los impositores no se favorecerán de esta rebaja fiscal hasta el momento en que no presenten la declaración de la Renta. Además de esto, si la medida entra en los Presupuestos de la Comunidad para 2021, no se apreciará la rebaja fiscal hasta el momento en que se cumplimente la campaña de la Renta de 2022. «Esto ya ocurría ahora dado a que la Comunidad de la capital de España ya tiene un marginal máximo menor que ese 22,50% general, un 21%. Esto lleva el tipo marginal máximo total a un 43,5% frente al 45% general. Ahora, todos y cada uno de los tramos se reducirán medio punto más, si bien no contamos con un horizonte temporal de entrada en vigor, puesto que el anuncio habla de ‘rebaja en esta legislatura’», apunta Saéz Fuertes.

«En otras Comunidades Autónomas como Cataluña o bien Andalucía por poner un ejemplo, el tramo autonómico supera el general de retenciones, y el efecto para el impositor en el momento de presentar la declaración del IRPF es exactamente el contrario», agrega.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *