La Fiscalía pide 4 años de cárcel para el empresario, que tiene una deuda con el Fisco de prácticamente 16 millones

Arranca el juicio al mayor deudor de España, Agapito García. Este empresario es la persona física que más debe a Hacienda. Su deuda con el Fisco asciende a 15,97 millones de euros, conforme la última lista de morosidad publicada. Ahora, a sus inconvenientes con el fisco se aúnan los judiciales. La Audiencia Provincial de la capital española le juzga en un proceso en el que se encara a una solicitud fiscal de 4 años de cárcel por un fraude de un millón y medio de euros en 2009. El empresario está acusado de un delito contra la Hacienda Pública por defraudar 1.583.182,41 euros en término de IRPF en 2009 y va a ser juzgado por la Sección 23 de la Audiencia Provincial de la capital española una vez que se aplazara el juicio, que iba a celebrarse en un inicio el 29 de noviembre de 2018, dado a que la Administración no presentó un informe que había pedido la defensa. Aparte de la pena de prisión, la Fiscalía pide que se le imponga una multa de cuatro.749.547,23 euros (el triple de lo defraudado) y que indemnice al tesoro público con millón y medio de euros en término de responsabilidad civil.En su escrito, el Ministerio Público mantiene que el acusado actuó “con la finalidad de disminuir substancialmente la cantidad a ingresar al Erario Público en término de IRPF”, y describe el supuesto fraude en múltiples apartados. El primero menciona en venta el siete de abril de 2009 de 359.999 acciones de la sociedad Inversiones Intermarkets Sicav por un precio de cuatro.112.078,88 euros, con lo que registró un aumento patrimonial de 512.083,88 euros. Estas acciones eran propiedad de Agapito García, en tanto que mismo las había trasmitido desde su sociedad PM-ADS en el instante en que se extinguió en 2007, conforme la Fiscalía. La venta fue efectuada por orden del empresario a la Agencia de Valores M&G, que por su parte la transmitió al Banco de Santander, que procedió en venta y a la liquidación pertinente, conforme el relato fiscal, que especifica que además de esto, poquitos días ya antes de la orden de venta, se efectuaron 9 extracciones de efectivo de Banif firmadas por Agapito García por un total de tres.900.000 euros. Fue exactamente en tal cuenta donde un día después de la venta -el ocho de abril de 2009- se ingresaron cuatro.112.073.78 euros derivados de la acciones de la Sicav.

Otras maniobras

El segundo apartado del escrito de acusación se centra en un préstamo que percibió el acusado en 2009 de su sociedad Mirador de la Dehesa S.L. y que ascendía a dos.663.500 euros. El crédito fue cedido por Mirador de la Dehesa S.L. a Inver PM S.L., de la que es asociado único Agapito García y, conforme la Fiscalía, debió integrarse en la base imponible del IRPF, conforme notifica Efe.El tercer motivo que recoge la acusación arguye que a través de un contrato subscrito el seis de noviembre de 2009 entre Agapito García y otro profesional, Juan Luis Rivero, se estableció que el acusado comenzase a percibir 15.000 euros mensuales desde el 1 de septiembre por medio de 4 sociedades de las que era accionista único. Y asegura que esos 60.000 euros habían de ser encausados a la base imponible del IRPF de 2009.Por último, la Fiscalía resalta que 3 sociedades que en 2009 formaban una parte del conjunto en que Agapito García era accionista mayoritario (Mirador de la Dehesa, Inver PM y Valores Pirineos dos S), efectuaron una serie de cesiones de créditos compensados con deudas que estaban registradas en la cuenta “Desembolsos pendientes sobre acciones”.

Fuente: larazon.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *