Aprender inglés es una cuestión de no quedarse atrás

En un mundo tan globalizado como el actual, donde el éxito laboral queda muy supeditado a las aptitudes comunicativas, el aprendizaje de un segundo idioma se hace mucho más patente que en décadas anteriores. Actualmente existen unas 7.000 lenguas, de las cuales sólo tres han logrado posicionarse como las más habladas (entre hablantes nativos y no nativos): el chino mandarín, el español y el inglés.

Sin embargo, de entre éstas y otras lenguas principales (alemán, árabe, italiano, francés…) es el inglés la más demandada a nivel académico y profesional, lo que se manifiesta en la cantidad de alumnos que acuden a cursos, como los ofrecidos por esta academia de inglés en Las Rozas, con el objetivo de no quedarse atrás en el mundo laboral.

¿Qué es realmente un idioma?

El idioma, también conocido como “lengua”, puede definirse como un sistema de comunicación verbal o gestual compartido por una comunidad de hablantes, que lo utilizan para transmitir y recibir información entre los diferentes integrantes de la comunidad.

          – Diferencias entre lengua, lenguaje, jerga y dialecto

Cuando se habla de idioma o lengua, se refiere al conjunto de todos aquellos signos (escritos o gestuales) que permiten la comunicación entre los interlocutores que conocen las características de dichos signos, lo que hace que sean capaces de interpretarlos y darles un sentido.

En España se consideran lenguas: el castellano, el catalán (el valenciano está considerado oficialmente como “dialecto”), el gallego y el euskera o vasco. Como idioma principal se encuentra el castellano, mientras que el resto son considerados “lenguas cooficiales”.

El lenguaje es la capacidad de comunicarse, es decir, de utilizar los signos característicos de un idioma para enviar y recibir mensajes. Puede ser oral, escrito o gestual. Mientras que el dialecto, es la subdivisión de un idioma, es decir, la variedad de un idioma que no llega a alcanzar suficiente categoría social como para considerarse una lengua. El extremeño, andaluz, aragonés, canario, murciano, etc. son dialectos españoles, cada uno con un acento (sonoridad) propio.

Para finalizar, la jerga es la modalidad lingüística (construcciones, expresiones, vocabulario…) característico de un grupo social (jerga juvenil) o profesional (jerga médica).

¿En qué beneficia aprender idiomas?

  1. Aumenta la posibilidad de encontrar trabajo

Las empresas (tanto las grandes compañías como las PYMES), buscan personal que pueda interactuar con clientes procedentes del mercado nacional, pero también internacional, como consecuencia de la globalización económica actual.

  1. Mejoras en las condiciones laborales

Sabiendo otros idiomas, el mercado laboral en el que insertarse se expande: el número de oportunidades aumenta. El saber otro idioma permite acceder a puestos laborales no sólo en el mismo país de origen, sino ofertados también en otros países. Las fronteras no suponen problema alguno a la hora de viajar para buscar porvenir en un país distinto al propio.

  1. Enriquecimiento personal, social y cultural

Aprender un idioma va a menudo ligado a las costumbres de la comunidad que lo habla. Esto permite una mayor interacción social, que contribuye a desarrollar valores como la tolerancia y el respeto.

  1. Adquisición de conocimientos específicos.

Saber un idioma como el inglés, facilita el acceso a ámbitos del saber en los que los estudios desarrollados son más completos y avanzados. Permite obtener información “de vanguardia”, que no se haya traducido todavía a nuestra lengua.

¿Por qué estudiar inglés antes que otro idioma?

  • Es el idioma de la comunicación internacional, del comercio y de las finanzas. Esto se debe a la importancia que tuvo el Imperio Británico a nivel histórico-político en el pasado. A lo que se le añade la posición actual de EE.UU como potencia mundial.
  • Se estima que hay 360 millones de hablantes nativos, cifra que asciende hasta los 1.600 millones en total si se incluyen también a quienes lo hablan como segundo y tercer idioma.
  • Es el lenguaje online principal. Aunque el gigante tecnológico chino cobra fuerza, el inglés perdura como lenguaje fundacional de la World Wide Web, de las “Big Tech” y de los lenguajes de programación, tanto en las páginas web como en los códigos de configuración de muchos otros dispositivos.
  • Se trata de un idioma que se actualiza a una gran velocidad. Neologismos como selfie, hashtag o internet son incorporados sin ser traducidos a la otra lengua.

¿Es tan difícil de aprender como parece?

Se prevé que durante los próximos 50 años el inglés seguirá siendo el “idioma universal”, al ser uno de los más sencillos de aprender:

  1. La gramática inglesa y el sistema de formación de palabras inglés es mucho más simple que el del español.
  2. No hay diferenciación entre géneros y, por tanto, no hay que aprender concordancia alguna entre género + sustantivo + adjetivo.
  3. No hay que memorizar reglas de acentuación, ya que no hay tildes.
  4. El número de verbos irregulares en inglés es alto, igual que en español, pero la conjugación es mucho más sencilla, ya que los verbos permanecen prácticamente invariables independientemente del sujeto de la oración.
  5. Aunque sus raíces son germánicas, el inglés tiene muchas palabras latinas, que hace que sean parecidas al español o de significado fácilmente deducible.
  6. Así como en español es necesario el uso de perífrasis y oraciones más largas en la redacción de textos de cierto nivel, en el caso del inglés se tiende al uso de frases breves y sencillas, aunque sí concisas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *