Estos días las plataformas de contenidos pierden los papeles. No desean adquirir proyectos específicos en los que confían por su potencial particular sino están ofuscadas con firmar pactos con estrellas de la producción, del guion y de la dirección con la esperanza de que estén muy inspirados generando contenidos para ellos. ¿Y cuál es el último hombre en fichar por una investigación? Alfonso Cuarón, el ganador de 4 premios Oscar y con títulos en su haber como Gravity y Roma, que ha firmado un pacto de 5 años con Apple+.
Este pacto entre Apple y el creador mexicano comporta que Cuarón, por medio de su productora Esperanto Filmoj, desarrollará proyectos televisivos en exclusiva para la plataforma de contenidos que desembarca el próximo 1 de noviembre con series tan atractivas (y caras) como
See con Jason Momoa y
The Morning Espectáculo con Jennifer Aniston, Reese Witherspoon y Steve Carell.

Su currículo no resalta por haber tenido éxitos recientes en TV

Al tiempo que no se conoce el valor aproximado de este pacto, contra cualquier pronóstico se podría calificar como una apuesta peligrosa. Después de todo, este oscarizado directivo ha probado sus habilidades en especial en las salas de cine. Cuando se trata de crear series, su currículo es escaso y no reluce por haber tenido éxitos recientes.
En verdad, solo consta de 2 títulos. Entre 1989 y 1990 dirigió y escribió capítulos en La hora marcada, una serie de terror mexicana donde se comenzaron muchos cineastas con talento: asimismo trabajaron en ella Guillermo del Toro (La manera del agua) o bien Emmanuel Lubezki (Como agua para chocolate). Hete aquí Ángel Pérez, uno de los capítulos escritos y dirigidos por Cuarón:

data-YouTube-vid>

Hasta el momento en que no se hizo un hueco en Hollywood con Grandes esperanzas (1998), ser nominado al Oscar al mejor guion por Y mamá asimismo (2001), entrar en la escuela de Harry Potter con El preso de Azkabán (2004) o bien dirigir Hijos de los hombres (2006) y ese prodigio técnico llamado Gravity (2013), por el que consiguió sus 2 primeros Oscar por la dirección y el montaje, no se embarcó en otro proyecto televisivo.

La serie que estrenó era Believe (2014) que no parecía exactamente un encargo: el propio Alfonso Cuarón constaba como autor de la serie, era el directivo del conduzco y el productor ejeutivo de la obra. Era la historia de una pequeña con superpoderes cuya vida estaba en riesgo y que escapaba por los E.U. de la mano de un condenado a muerte escapado de la prisión y que realmente era inocente. De esa serie, que tuvo una sola temporada pues no funcionó en audiencia, solo se puede decir que era usual, sin inspiración y un tanto ñoña.

data-YouTube-vid>

Por esto sorprende que Apple haya abierto la cartera para ofrecer un pacto suponemos que de cientos y cientos de millones para un cineasta que no ha probado su calidad en el medio para el que le han contratado. ¿Por qué razón no apostar por un talento televisivo? Sea como fuere, el tiempo afirmará si Alfonso Cuarón va a mostrar exactamente el mismo interés por el medio televisivo como lo ha hecho hasta el momento por el cine. Tal vez el inconveniente es que precisa poder dirigir series con presupuestos episódicos de 20 millones de dólares estadounidenses, que es lo que se estima que valen The Morning Espectáculo y See. ¡Qué despilfarro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *