Inapropiado”. De esta manera fue considerado el atuendo que llevaba la doctora estadounidense Latisha Rowe por una azafata de un vuelo de American Airlines que iba de Kingston, Jamaica a Miami, Florida el pasado 30 de junio. La empleada solicitó a la mujer que “se cubriese el cuerpo” con una chaqueta para tapar sus “atributos”.
“Entonces, American Airlines me afirmó que no podía estar en el vuelo sin ponerme una chaqueta para cubrir mis atributos. Mis pantalones cortos cubrían todo, mas supuestamente distraían demasiado para entrar en el avión”, explicaba Rowe en Twitter. “Supongo que por el hecho de que son American Airlines”.

La mujer estaba a puntito de sentarse sobre el vuelo al lado de su hijo de 8 años en el momento en que una azafata de vuelo le solicitó que se dirigiera al frente del aeroplano para charlar con ella en privado. Rowe ha confesado en una entrevista concedida a
Today
que no se aguardaba que le reprochasen la elección de su indumentaria. Le comentaron que no podía viajar con la ropa que llevaba: un pantalón corto y un top.
“Ella me miró y esta es la parte más bastante difícil de describir”, escribía en Twitter. “Me miró de esa forma en la que las jóvenes de instituto miran a la muchacha que no le agrada a absolutamente nadie, la habitual mirada de desdén por el hecho de que ‘no eres nada’. Y las primeras palabras que salieron de su boca fueron, ‘¿Tienes una chaqueta?”.

En el instante en el que la mujer afirmó que no llevaba ninguna chaqueta, la asistente de vuelo le afirmó que no podía retornar al aeroplano “vestida así”. Seguidamente, Rowe le preguntó si con una manta cerca de la cintura podría abordar el aeroplano. Su contestación fue clara y concisa: “Sí, esa sería la única forma de que puedes regresar”.

Una vez en el aeroplano, la doctora confiesa que se sentía incómoda y mal con lo que había sucedido, por este motivo decidió compartir lo que le había ocurrido en su cuenta de Twitter.

La única forma de que pudiera retornar a su asiento era con una manta cerca de su cintura

“Somos más observadas por ser negras”, tuiteó la estadounidense. “Nuestros cuerpos femeninos están demasiado sexualizados y debemos amoldarnos a fin de que quiénes nos rodean se sientan cómodos. He visto a mujeres blancas con pantalones considerablemente más cortos a bordo de un aeroplano sin que absolutamente nadie les afirme nada”.

Miles y miles de usuarios no tardaron en expresar su opinión en las redes y se sumaron a la decepción de Rowe con la compañía aérea. Michelle Mohr, una portavoz de American Airlines expresó que desde la compañía “lamentamos mucho lo que le sucedió a la doctora Rowe y a su hijo, y la experiencia que tuvo con nosotros, de ahí que nos hemos disculpado y deseamos hacerlo personalmente”.

Por el momento, han reembolsado el dinero de los billetes y si bien la compañía está procurando contactar con ella, por el momento no lo han logrado. Sin embargo, Latisha está contemplando demandar a la compañía, pues se sintió humillada y su hijo pasó tanta vergüenza que tras cruzar el corredor se tapo con la manta la cara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *