De forma invisible, sibilina si cabe, Amazon ha venido entrando en muchos negocios. El gigante del comercio online está presente en multitud de áreas comerciales, lo que ha tenido un impacto negativo en los comercios tradicionales. Jeff Bezos, su creador, es un hombre sosegado que se mueve extraño a los focos. Y esa discreción la ha llevado a ser beato y señal de la compañía. Revolucionó las compras en internet, cambió por siempre la distribución, fortaleció los robots industriales y, ahora, sus tentáculos alcanzan a otro territorio: la venta de productos farmacéuticos.

La compañía ha presentado un nuevo servicio llamado Pharmacy que le dejará comercializar mediante su plataforma de internet fármacos. Es un género de producto que, por razones de salud pública, tiene reservada su distribución mediante los canales oficiales autorizados por los reguladores en territorios como España.

La entrada en el negocio de las farmacias en E.U., con un sistema sanitario diferente al Europeo, está desarrollado para adquirir fármacos con receta mediante su plataforma y recibirlos en casa de forma gratuita para los subscritores de Prime. Un proyecto que ha provocado esta semana una fuerte caída de las acciones de grandes cadenas farmacéuticas del país. El día de anunciarse las cadenas Walgreens y Rite Aid padecieron un golpazo bursátil que redujo su participación en un 10%.

Este nuevo servicio consiste en una tienda on line que, de la misma manera que sucede en la adquisición de otros productos comerciales, los usuarios pueden adquirir medicamentos de manera directa a través de un perfil como usuario «seguro». En contraste al resto de inventario, la plataforma precisa de un usuario verificado lugar desde el que se pueden percibir las prescripciones del médico de cabecera. Requiere, por consiguiente, de introducir un seguro médico.

La consecuencia directa es que los pacientes van a poder percibir en sus domicilios sus medicinas en un corto periodo de tiempoperíodo de tiempo sin la necesidad de salir a la calle. «Hemos desarrollado Pharmacy para poner a los clientes del servicio primero», apunta en un comunicado
T.J. Parker, vicepresidente de la división farmacéutica de Amazon. En nuestros días, opera en 45 estados federales salvo Illinois, Hawaii o bien Kentucky.

Además de esto, el servicio incluye asesoramiento a especialistas farmacéuticos con acceso las 24 horas. Requiere, como resulta obvio, de introducir datos personales. Asimismo se puede preguntar el historial de pedidos. La compañía ha insistido en que admite «la mayoría de los planes de seguros» expedidos en EE.UU. Cuando se registre el usuario, la compañía encontrará la cobertura médica o bien se puede agregar manualmente, si bien asimismo se puede emplear aun sin seguro, lo que abre la puerta a millones de estadounidenses fuera de las coberturas sanitarias. Para colmo, va a ofrecer rebajas de hasta el 80% en genéricos, lo que ha despertado un enorme miedo en el campo farmacéutico. Desde el principio de la pandemia, muchos estadounidenses han optado por percibir medicinas por correo, una tendencia en alza.

Prohibida en España
La entrada de Amazon en este negocio no es posible, por el momento, por la legislación europea y de España. Fuentes del ministerio de Sanidad remarcan a ABC que la venta a distancia de fármacos por procedimientos telemáticos «sólo puede efectuarse mediante los sitios de las oficinas de farmacia legalmente autorizadas», que «cumplan con los requisitos» y las condiciones establecidas en el referido R. D. 870/2013, de ocho de noviembre. Ningún pedido o bien encargo de fármacos puede efectuarse a las oficinas de farmacias si no es de manera directa a través del sitio habilitado al efecto por las oficinas de farmacia, insisten exactamente las mismas fuentes.

La Agencia De España de Fármacos y Productos Sanitarios (AEMPS) asegura en que solo está tolerada la venta de fármacos con receta médica mediante farmacias, quedando prohibida la venta por procedimientos telemáticos de fármacos sujetos a prescripción facultativa. Los fármacos no precriptos asimismo han de ser comercializados mediante internet solamente por las farmacias abiertas al público, legalmente autorizadas y que figuren en el listado publicado por la autoridad eficiente, siendo además de esto precisa una venta directa desde el propio establecimiento y «con intervención de un farmacéutico responsable de la dispensación».

Desde el Instituto Oficial de Farmacéuticos de la villa de Madrid (COFM) confirman a ABC que el proyecto de Amazon «es imposible y también ilegal» en España conforme la legislación actual. «En España y en numerosos países de Europa es ilegal la venta de fármacos, sea con receta o bien sin receta, por internet», agregan exactamente las mismas fuentes, quienes insisten en que «daría sitio a tráfico de estupefacientes».

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *