La Dirección General de Protección Civil y Urgencias del Ministerio del Interior, conforme con las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), alarma por elevadas temperaturas en una gran parte de la Península, en especial en el País Vasco, que este martes va a poder lograr los 41º grados en Vizcaya, y en Andalucía, Aragón, Castilla-La Mácula, Castilla y León, Extremadura, la villa de Madrid, Navarra y La Rioja. También hay previsión de tormentas que afectarán al norte y el oeste peninsular, como a ciertas zonas de Castilla-La Mácula y de Andalucía. El bastante difícil pronóstico de los fenómenos tormentosos recomienda sostenerse informado en todo instante de la posible evolución de los cambios meteorológicos. Por esta razón, frente a las elevadas temperaturas, Protección Civil solicita limitar la exposición al sol; sostenerse en lugares bien ventilados; ingerir comidas ligeras, ricas en agua y sales minerales, como frutas y hortalizas; tomar habitualmente agua o bien líquidos; vestir con ropa de colores claros, cubriendo la mayor superficie de piel posible y la cabeza; eludir ejercicios físicos prolongados en las horas centrales del día; y también interesarse por las personas mayores y enfermas, y aquellas que vivan solas o bien apartadas. Para prevenir incendios forestales, recomienda tener en consideración que las elevadas temperaturas favorecen el peligro de incendios forestales con lo que solicita extremar las cautelas y prestar singular atención a las reglas de la Comunidad Autónoma sobre prevención de incendios y periodos autorizados para efectuar quemas de rastrojos. Solicita además de esto eludir lanzar cigarros, basuras y, en especial, botellas de vidrio que hacen efecto lupa con el sol en tanto que las negligencias provocan una gran parte de incendios forestales. Además de esto, señala que se prohíbe encender fuegos o bien fogatas en el monte y terrenos próximos y que hay que campar solo en zonas autorizadas, pues estas cuentan con medidas de protección en frente de un posible incendio y es más simple la evacuación. En el caso de descubrir el fuego en su comienzo, hay que informar al 112 de forma inmediata. En el caso de verse sorprendido por un incendio, solicita eludir penetrar en el monte o bien bosque y también ir siempre y en toda circunstancia por zonas de gran visibilidad y libres de comburente. En el caso de urgencia por incendio forestal, hay que atender siempre y en toda circunstancia las indicaciones de las autoridades eficientes. Frente al peligro de tormentas, apunta que el riesgo de las tormentas para las personas se genera, esencialmente, en campo abierto. Sin embargo, en los núcleos urbanos asimismo hay riesgo de caída de rayos, con lo que es recomendable ponerse cerca de las construcciones para protegerse. En las residencias se recomienda eludir las corrientes de aire. Si se marcha conduciendo, un vehículo cerrado puede ser un buen cobijo. Si la tormenta se genera en el campo, hay que eludir correr y continuar en lugares elevados, como los altos de las colinas, crestas o bien divisorias; y solicita no cobijarse debajo de los árboles y distanciarse de alambradas y objetos metálicos. Ante lluvias intensas, en el caso de ir conduciendo, hay que reducir la velocidad, extremar las cautelas y no detenerse en zonas donde pueda discurrir gran cantidad de agua. Si debe viajar, solicita intentar circular preferiblemente por carreteras primordiales y autopistas. En el caso de tormentas súbitas y lluvias intensas, se debe tener en consideración el sitio donde se aparcan los automóviles en tanto que el veloz ascenso del nivel de las aguas puede dañar los automóviles aparcados sobre zonas inundables y, además de esto, arrastrarlos, provocando daños a recursos extraños e inclusive obstruir el flujo natural de la corriente. Si empieza a llover de forma torrencial, existe peligro de inundación con lo que solicita no atravesar con su vehículo ni a pie los tramos anegados, ni procurar salvar el vehículo en la mitad de una inundación. Si se halla en el campo, hay que distanciarse de los ríos, torrentes y zonas bajas de laderas y colinas, eludiendo atravesar pasos anegados. Del mismo modo, debe dirigirse a los puntos más altos de la zona. EP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *