Los Mossos d’Esquadra han informado que un ladrón de 31 años y de nacionalidad argentina ha ingresado en cárcel tras cometer ocho latrocinios con violencia en la urbe de Barna y otras urbes del área metropolitana. El hombre, que realizó todos estos ataques en tan solo 48 horas, conminaba a las víctimas con prenderles fuego después de rociarlas con un líquido inflamable y un cuchillo de enormes dimensiones.
El creador de estos hechos, con diferentes antecedentes y que fue detenido el pasado 16 de mayo, cometió 6 de los 8 latrocinios en hoteles de las urbes de Granollers, Mollet del Vallès, Sabadell y Barberà del Vallès. El primer ataque se generó la madrugada del ocho de abril en un hotel de la urbe de Granollers (Vallès Oriental) en el que el ladrón amedrentó a la recepcionista rociándola con un líquido inflamable y amenazándola con prenderle fuego al unísono que exhibía un cuchillo de enormes dimensiones.

El ladrón cometió 6 de los 8 latrocinios en hoteles

Tan solo treinta minutos tras cometer el golpe, el hombre volvió a hurtar en otro hotel, esta vez situado en la localidad de Mollet del Vallès, siguiendo exactamente el mismo modus operandi: vestido con ropa obscura, accede a la recepción, salpica con líquido a la recepcionista y le enseña un mechero al paso que le chilla “Esto es un atraco, no te voy a hacer nada si colaboras”.

Los estudiosos rastrearon el recorrido que había efectuado el ladrón los días precedentes y siguientes a los latrocinios perpetrados en los hoteles. Así pudieron probar que su aventura delictiva empezó el día siete de abril en el distrito del Putxet de Barna cuando asaltó a una mujer cuando estacionaba su ciclomotor dentro de un aparcamiento privado. El detenido la cogió del cuello por la espalda y le puso el cuchillo en el cuello para poder substraerle tanto el vehículo como el dinero en efectivo que llevaba encima.

El ladrón empezó su aventura delictiva robando a una mujer en el distrito del Putxet

4 horas después, el ladrón chocó con el ciclomotor en el distrito de Sant Gervasi contra un turismo mientras que este estaba parado en un semáforo. Cuando el conductor se bajó del vehículo para poder ver qué había pasado, el ladrón dejó el ciclomotor y conminó al otro conductor con un cuchillo al unísono que le gritaba en tono amenazador. Así logró hurtar el turismo y se fue con él a alta velocidad, dejando descuidado el ciclomotor sustraído horas ya antes.
Al día después, ya antes de cometer la segunda tanda de latrocinios en hoteles, sustrajo en exactamente la misma urbe unas placas de matrícula que puso al vehículo que había sustraído y se dirigió cara Granollers donde efectuó el primer hurto en hoteles. Más tarde quemó el vehículo en un aparcamiento público de la localidad de Barna en el distrito del Carmel.
En todos y cada uno de los casos el principal objetivo del detenido era el dinero de las cajas registradoras si bien en algún caso asimismo se llevó un computador portátil y algún teléfono. El detenido, con múltiples antecedentes anteriores, pasó a predisposición judicial el 18 de mayo ante el juzgado en funciones de guarda de Bardelona que dictaminó su ingreso en cárcel.

El ladrón asimismo quemó un vehículo sustraído en un aparcamiento público

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *