La corrupción no comprende de ideologías. Con independencia de quién meta la mano en la caja, el denominador común es que son los ciudadanos quienes pagan de su bolsillo el fraude cometido por los líderes políticos. Esta semana, la aguardada sentencia del caso de los ERE en Andalucía descubrió que el sablazo de la trama corrupta ascendió a más de 679,5 millones de euros, cantidad que la Junta de Andalucía repartió a lo largo de una década en ayudas a empresas en crisis y para el pago de prejubilaciones sin control y al lado del procedimiento establecido. El monto aún no es terminante pues queda por enjuiciar los años 2010, 2011 y 1999 en tanto que hasta el instante solo se ha calculado el fraude cometido entre los años 2000 al 2009 – pertinentes a la famosa como pieza política de la macrocausa-. De manera previsible el dinero sustraído superaría los 900 millones de euros.El nuevo gobierno de centro derecha de la Junta aseguró en público que va a tratar de recobrar el dinero del conocido como «fondo de reptiles». No obstante, es una labor difícil en tanto que la retirada de la acusación particular de la Junta de Andalucía en 2016, a solicitud de la entonces presidente Susana Díaz, complica mucho esta posibilidad. Una de las opciones alternativas que le queda a la Administración pasa por la vía civil, o sea, abrir un nuevo procedimiento frente a los tribunales. El vicepresidente de la Junta, Juan Marín, de este modo lo defendió, lamentando que el nuevo camino judicial «tardará sabe Dios cuánto tiempo». Mas no solo el tiempo es un escollo en tanto que recordó el popular Juanma Moreno, la labor «no va a ser fácil» por los muchos años que han pasado y pues muchas de las compañías o han desaparecido o bien han cambiado su situación mercantil y jurídica. No solamente los populares demandan la devolución del dinero, Asimismo Teresa Rodríguez, líder de Podemos Andalucía fue durísima y crítica al demandar a los presentes líderes del partido que devuelven lo que han robado.Y si fuera de este modo. Y si el dinero volviera al bolsillo de los ciudadanos… La primera pregunta a contestar sería ¿cuántos son 679,5 millones? Mucho dinero, tanto que multiplica por 5 el presupuesto para la provincia de Huelva –116 millones de euros– para todo 2020, conforme se desprende del anteproyecto de presupuestos presentados por el PP y Ciudadanos para el próximo ejercicio. Exactamente, tomando como base, las cuentas recién presentadas por el gobierno andaluz, LA RAZÓN ha calculado exactamente en qué servicios sociales se podría invertir ese dinero, si tal como demandan múltiples formaciones políticas, se devuelve.La Junta de Andalucía, que encabeza el popular Juanma Moreno, aprobó en una sesión urgente el anteproyecto de presupuestos de la Junta para 2020 y lo mandó al Parlamento para su tramitación con la meta de que esté aprobado ya antes de final del actual año. Una de las grandes partidas que se incluye, como todos los años, en la provincia de Málaga es para el metro de la ciudad. Una obra faraónica no exenta de polémica, para la que este año se destinarán 129,8 millones. No obstante, el presupuesto total para la construcción del suburbano en la urbe malagueña asciende a cerca de 870 millones de euros, lo que implica que con el dinero de los ERE -680- se podría haber financiado alrededor del 78% de la obra.De hecho, el fraude de los ERE equivale al total de presupuesto de las políticas activas de empleo de la Junta de Andalucía para 2020 que va a contar con un total de 651 millones de euros y tiene como eje central la Capacitación, con 213,19 millones, que incluye cursos a desempleados y ocupados por un valor de 80 millones. Con el dinero de la corrupción en la trama andaluza se podría haber multiplicado durante más de 8 el presupuesto para los cursos a parados en una comunidad con un alto índice de desempleo en torno al 23% y donde el nueve con cuatro% lo son de larga duración.Con una población poco a poco más avejentada, las administraciones públicas y privadas invierten poco a poco más en infraestructuras. Conforme un informe de Double Trade España, Andalucía aprobó obras en infraestructura sanitaria por un valor de más de 168 millones desde enero hasta finales de septiembre de 2019, o sea el dinero defraudado en la trama de los ERE es prácticamente 4 veces más. Si concretamos un tanto y ponemos como un ejemplo el presupuesto que la Junta destinará a la construcción del Hospital de Roquetas del Mar que asciende a 32 millones de euros, con el dinero de la trama se podrían haber levantado un total de 21 centros de salud con 52 habitaciones, tres quirófanos y consultas especializadas y de atención primaria que darían, cada uno de ellos, asistencia a en torno a 100.000 personas. Además de esto, se podría multiplicar por veinte el presupuesto destinados a la atención directa de personas con discapacidad que para 2020 se ubica en 33,5 millones de euros, conforme el proyecto de presupuesto de la Junta de Andalucía o bien multiplicar por 45 la inversión en plazas para atención residencial para personas mayores, que va a ser de 15 millones de euros en 2020.En el campo educativo, con el dinero de lo ERE se podría duplicar la inversión en la partida pertinente al programa de Educación singular, que conforme el anteproyecto de la Junta, se ubica en 338 millones. Si definimos más, teniendo presente la inversión que destinará el gobierno andaluz a la construcción del Instituto de Educación Secundaria en la zona de Miralbaida, que va a ser seis con cuatro millones, con todo lo robado por la trama se podría edificar un total de 106 centros de enseñanza de unos cinco.000 metros cuadrados con 3 salas por cada nivel de Secundaria más 2 por cada conjunto de Bachillerato y un Ciclo Formativo de Capacitación Profesional como pista polideportiva, zona de juegos, huerto escolar, porches cubiertos, y zonas ajardinadas. En suma, los caso de corrupción como los ERE asaltan las arcas del Estado y las reservas que financian los servicios al ciudadano, sus derechos y posibilidades sociales. Y, si hacemos un ejercicio de equivalencia y relacionamos la cantidad defraudada con aspectos más mundanos, los 680 millones de euros equivale a 1.700 premio del Gordito de Navidad o bien a dos.956 residencias de unos 90 metros cuadrados en el centro de Sevilla.

Nadie devuelve el dinero

La devolución del dinero de los ERE es un escenario poco probable. La realidad prueba que en la mayor parte de los casos de corrupción sí que se aceptan las responsabilidades penales de aquellos escándalos que se depuraron, mas en prácticamente ninguno de los condenados restituyen un solo euro de las millonarias cantidades que en su día sustrajeron de las arcas públicas. Sirva como un ejemplo de los 30 millones de euros que aparentemente se llevó Luis Roldán, la Justicia solo recobró uno con seis. Y todo, a pesar de que en la reforma del Código Penal de 2015 se introdujo la demanda a los condenados por delitos de corrupción de devolver el dinero sustraído a las arcas públicas para tener acceso a la libertad condicional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *