Nuestra relación con la moda ha variado con el Covid-19. El confinamiento, las lógicas limitaciones de aforo, la crisis económica y el creciente desempleo han cambiado nuestra forma de adquirir. Las marcas de tendencia, por otro lado, se han visto anegadas de mercadería sin vender. Teniendo presente además de esto que conforme el ICEX las exportaciones de tendencia de España han bajado un 15% interanual a data de julio, las compañías del campo van a deber tener en consideración que ahora el cliente del servicio es el rey.

1. Las ventas en China están al alza
Las predicciones del Boston Consulting Group señalan que mientras que la industria de mucho lujo se tambalea generalmente, la demanda china medra un 30%, en tanto que sus habitantes han vuelto a la mentalidad de consumo anterior al virus. Además de esto, las esenciales compras de los chinos en Duty Free van a quedar limitadas a su aeropuertos frente a la imposibilidad de viajar. En contraparte, en E.U. y Europa se calcula que las ventas de artículos de mucho lujo y de Duty Free padecerán una caída ambiente al 40%.

China está recobrando la producción2. El estilo «Silicon Valley chic»
Los atuendos «uber-casual» que mezclan chinos o bien vaqueros con sudaderas con capucha, suéters y blazers ganan terreno. Ellas escapan de las prendas de temporada y adquieren compilaciones ponibles.

tres. Padecen los grandes guardes
Ciertos históricos grandes guardes estadounidenses están bajo riesgo de desaparecer. Tal es el caso de los históricos Neiman Marcus en E.U., que se declararon en ruina el día cuatro de septiembre, de Karstadt Kaufhof en Alemania que cierra 62 de sus 172 tiendas y de sus equivalentes en el país nipón. Los clientes del servicio escapan de aglomeraciones.

Desfile on-line sin público de Burberry la semana pasada4. Menos tacones
Las ventas de zapatos de tacón alto han caído con la pandemia ambiente a un 15%. No únicamente no ha habido muchas fiestas a las que acudir, sino las clientas se han acostumbrado al calzado cómodo.

cinco. Preferencia absoluta de las marcas locales
Tras los manifiestos proteccionistas de R. Unido, Francia y E.U., la tónica general es consumir marcas locales que produzcan empleo en el ambiente próximo.

seis. Compras más pensadas
Prácticamente la mitad de la población ha alterado su relación con la ropa: en torno a un 25%, adquiere prendas solo si las precisa para alguna circunstancia especial y un 12% considera que puede vivir con un armario más irrelevante y ordenado. Efecto Mary Kondo.

siete. Consumo sustentable
Las marcas sustentables y de comercio justo suben enteros, algo que en el futuro va a ser condición sine qua non para triunfar en el campo.

ocho. Se le demanda más en venta on-line
Los recientes descuentos precipitados han acostumbrado al cliente del servicio a buscar la baratija. En cambio, los ingresos de las tiendas en línea que eligen bien su producto, agregan contenidos interesantes y crean una buena experiencia de adquiere no dejan de subir, como le ha ocurrido al portal mytheresa.com, cuyas ventas se han aumentado un 20 % este año.

La venta on-line medra. Mytheresa.com sube un 13%9. Medra el planeta virtual
Fb organiza un «playbook» para creación de estilismos; las marcas ofrecen la ocasión de efectuar «pruebas» on-line de ropa usando maniquíes con la medidas aproximadas del cliente del servicio y se lanza de forma exitosa Amazon Luxury, al tiempo que los gigantes tradicionales del lujo van en retroceso. El consumo de redes sociales aumenta un 50% con el confinamiento y a lo largo de la pandemia Fb ha detectado un incremento en un 75% de menciones del término «fashion week».

Web de compras on-line de la multimarca Farfetch10. El cliente del servicio manda
Por vez primera en un buen tiempo dicta sus deseos, guiado por los valores de los millennials. En un planeta de influencers que comercian con sus atuendos, el deseo del ciudadano pone en alerta a la industria de tendencia.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *